Papillas Nestlé con cereales integrales

Ya va un mes desde que comenzamos con la prueba de la novedad de Nestlé en cereales integramos 0 azúcares añadidos, y sigo rectificando que Nestlé es la marca estrella en productos de nutrición para nuestros peques.

Todas las papillas de cereales NESTLÉ están elaboradas con cereales especialmente seleccionados para bebés. Además, ahora con estos cereales integrales, tienen una fuente natural de fibra. 

En toda dieta equilibrada los cereales son un alimento clave, y a partir de los 4-6 meses los cereales constituyen el inicio de la alimentación complementaria, de acuerdo con las indicaciones de los profesionales de la salud. 

Los cereales infantiles con grano completo, aportan toda la riqueza nutricional del cereal. A diferencia de los cereales refinados, estos cereales integrales tienen un mayor contenido en fibra, vitaminas y minerales. 

En la etapa de bebés de nuestros peques, las necesidades de hierro son muy elevadas y es por esto que, 1 bol al día de papillas de cereales NESTLÉ le ayuda a cubrir sus necesidades nutricionales diarias. Además, aparte de Bífidus Lactis, estas papillas contienen hierro, zinc y vitaminas A y C que favorecen la función normal del sistema inmunitario.

Anuncios

QUÉ HACER CUANDO TE SIENTES CRITICADA O JUZGADA COMO MAMÁ

  1. Acepta que los demás opinarán, lo quieras o no. No puedes controlar lo que dicen o hacen quienes te rodean, así que en vez de frustrarte por no poder hacer nada, acepta que sucederá. ¡No desperdicies tu energía en algo que no puedes cambiar!
  2. Si tienes dudas, evalúa cómo está tu hijo. ¿Tu bebé está sano? ¿Tu hijo se ve contento? Más que importarte la opinión de los demás, debe importarte el bienestar de tu hijo. Si tu chiquito está bien, sigue adelante porque claramente estás haciendo lo mejor para él o ella.
  3. Cuando alguien te critique, evita pelear. Cuando alguien busca conflicto, no le des en el gusto. Lo más probable es que no hay nada que puedas hacer o decir para cambiarle su opinión. Sus palabras son eso: nada más que su opinión. Deja que las exprese y trata de que te entren por un oído y te salgan por el otro. La confrontación es un desperdicio de tu energía, algo que se vuelve muy preciado cuando eres mamá porque una vive cansada.
  4. Ten en cuenta que ha cambiado la manera de criar a los hijos en los últimos 30 años. Las abuelas y las tías pueden estar acostumbradas a otro estilo que era la costumbre cuando ellas tuvieron a sus hijos, por lo que pueden no entender que sigues otras pautas. No las insultes tratándolas de ignorantes, sino que es mejor decirles que tu pediatra te ha aconsejado algo distinto, o que los expertos ahora recomiendan hacer las cosas de otra manera.
  5. No dejes que las palabras de otras personas te lastimen. Si estás tomando las mejores decisiones para tu hijo luego de informarte bien (y asesorarte por expertos de verdad, como el pediatra), no le hagas caso a quienes te rodean. Las frases hirientes más que ser un reflejo de tu desempeño, son una muestra de lo mal que está la persona que las emite.
  6. Evalúa si la crítica no es más que un comentario mal expresado. A veces percibimos algo como una crítica cuando no es más que una observación pero quien la emite elige mal la manera de expresarla. Entiende que las personas pueden tener buenas intenciones pero se expresan mal. Quizás están siendo guiadas por su cariño y una preocupación legítima.
  7. Si alguien insiste en humillarte, burlarse de tu estilo de ser mamá o critica el comportamiento de tus hijos, busca fuerzas y ponle freno. Más que pelear con esa persona, hazle saber que necesita respetarte. Puedes ponerle límites con firmeza pero sin perder los estribos ni dejar de ser cortés, por más que te hierva la sangre.

8AEA7254-7F98-4B93-A167-E4A33F4B6309

.

.

.

.

.

 

 

La maternidad equivale a casi tres trabajos

Quien diga que ser mamá es súper fácil, no sabe de lo que está hablando. Si bien la maternidad es una trabajo donde no tienes que lidiar diario con el tráfico o las largas filas para comprar el café matutino, definitivamente implica un mayor desgaste físico y emocional. Para los que no creen, les contamos todo sobre el estudio que reveló que la maternidad equivale a casi tres trabajos.

El estudio fue publicado por Welch’s, donde se examinó la vida de dos mil madres estadounidenses que tenían bajo su cuidado a niños entre los cinco y 12 años de edad.  Donde se encontró que la madre promedio inicia sus labores (como madre) a las 6:23 am  y no termina hasta pasadas las 8:00 pm. Ahora bien, esto se tendría que comparar con una mamá que tiene un bebé, ya que las horas aumentan hasta la madrugada. 

De tal forma que es cuestión de hacer cuentas y darnos cuenta que el estudio no está nada alejado de la realidad ya que demostró que la maternidad equivale a casi tres trabajos; específicamente a un turno de 14 horas diarias y un total de 98 horas a la semana, más de dos trabajos de ocho horas al día.

Ante esto, la líder del proyecto, Casey Lewis, MS, RD y Líder de Salud y Nutrición en Welch’s comentó que una de las cosas que más preocupa a las madres, es la cuestión alimentaria. Ya que uno de los requisitos constantes que deben cumplir es la de preparar alimentos saludables y que no le quiten mucho tiempo.

Otra de los puntos a tratar del estudio que demuestra que  la maternidad equivale a casi tres trabajos, es que con suerte, las mamás, logran tener poco más de una hora para ellas, al día. Lamentablemente cuatro de cada diez confesaron sentirse cansadas y con una serie de tareas que parecen interminables.

Es así que este estudio que demuestra que  la maternidad equivale a casi tres trabajos, puntualizó que el 72% de las mamás luchan por saber balancear la comida de su familia, siendo así esta tarea como una gran labor que requiere una cantidad importante de su tiempo.

———

https://www.bbmundo.com/mamas-papas/mamas/la-maternidad-equivale-a-casi-tres-trabajos/

Las 50 mentiras de la maternidad y paternidad

1 Las vacunas no causan autismo.

2 Las vacunas que les ponemos a tu hijo no tienen mercurio.

3 La vacuna frente al Virus del Papiloma Humano es segura. 

4 La leche no produce mocos.

5 Que no, que no le doy unas. vitaminas a tu hijo porque come poco, que no. Que esas vitaminas no sirven para nada.

6 Que no, que los mocos verdes no quiere decir que estén infectados ni que necesiten un antibiótico.

7 Que no, que no has cogido frío por una corriente de aire, que enfermamos por el contacto directo con personas enfermas.

8 Los virus no entran por los pies, deja a tu hijo caminar descalzo.

9 No hay nada para los mocos, no, lo siento. Los jarabes que te venden para eliminarlos no tienen evidencia científica ninguna en menores de 6 años. 

10 Si el niño está malito, no hay que encerrarle en casa, puede salir a tomar el aire si se encuentra bien.

11 Si le metes cereales en el último bibe de la noche, no tiene por qué dormir, mejor, no. Lo siento.

12 Para la diarrea no se debe dar refrescos, ni zumos envasados, ni Acuarius tampoco. 

13 El gluten no es malo. Solo lo es para los celiacos.

14 La leche no es mala. Solo lo es para los alérgicos o intolerantes. 

15 El antibiótico de los tres días no ayuda a curar el catarro. El catarro es vírico y los virus no se tratan con antibióticos. 

16 Ir a visitar a un recién nacido y una recién mamá al hospital no es buena idea.

17 Ir a visitarles a casa sin avisar previamente, tampoco.

18 La salida de los dientes no duele. Como mucho, una ligera molestia

19 Los dientes no dan fiebre, repito: los dientes no dan fiebre. Salvo que tengas un flemón

20 El “a mí me funciona” es simplemente eso: a ti te funciona. En ningún caso se puede extrapolar al resto de la población mundial. Para eso tenemos el método científico.

21 Si tu hijo tiene diarrea, no hay que darle una leche sin lactosa sin indicación médica. 

22 La homeopatía no cura. Lo siento.

23 El reiki tampoco. También lo siento.

24 El cólico del lactante se pasa solo. Es una faena, cierto, pero se pasa solo.

25 Si tu hijo está enfermo se puede bañar sin problemas y ducharse, y enjabonarse, incluso.

26 Si el chiquillo sale sin chaqueta al recreo, no coge gripe. La gripe la coge por estar en contacto con otro niño con gripe.

27 Que no te doy nada para subir las defensas, no. Que no hay medicinas para subir las defensas. Déjalas quietecitas donde están. No son ascensores.

28 Que no es más sano el zumito, que la naranja entera, que no. Mejor la pieza de fruta entera. Siempre.

29 Los niños pueden cenar lentejas, no pasa nada. Te  lo prometo.

30 Si tu hijo tiene asma puede y debe hacer deporte.

31 El collar de ámbar no quita el dolor de dientes. No sirve para nada más que para aumentar el riesgo de asfixia.

32 El tacatá o andador es MUY peligroso. No lo uses.

33 Tras ser padre no vuelves a recuperar un sueño decente hasta pasados unos cuantos años. 

34 De pronto un día tu hijo dejará de despertarse por las noches. Ese momento llega, te lo juro.

35 De pronto un día te despertarás una mañana de sábado y tus hijos aun estarán durmiendo. En serio, no es broma. Todo llega.

36 Parir duele.

37 El posparto es una mierda.

38 La maternidad y la paternidad es maravillosa pero es dura y es difícil, tenga la edad que tenga tu hijo.

39 Nadie se casa pensando en divorciarse, pero a veces ocurre. Y la vida sigue… Tus hijos no necesitan unos padres perfectos, necesitan unos padres felices.

40 Te puedes enamorar varias veces en tu vida. Sí. Y es maravilloso.

41 Si no funcionan las cosas, muévete. Sentados, nada pasa. Toma decisiones.

42 Tu hijo no nació para ser un mini-tú. Nació para ser un mini-él y en un futuro, un gran-él.

43 Tu hijo no nació para cumplir tus sueños, nació para cumplir los suyos, que ojalá sean mucho más grandes y bonitos que los tuyos. 

44 Tus hijos te harán llorar.

45 Y si hay que llorar, se llora. No pasa nada.

46 Tus hijos te harán reír, mucho, muchísimo, mogollón. Son lo más.

47 Nadie nace aprendido.

48 Todos cometemos errores. No te fustigues.

49 No hay mayor responsabilidad en tu vida que cuidar de tu hijo. Para siempre.

50 Y por último, no hay ni habrá amor más grande, más puro. Todo. Incondicional. Ellos, lo mejor de nuestras vidas.

Por Lucía mi pediatra. https://www.luciamipediatra.com/las-50-mentiras-de-la-maternidad-y-paternidad/

PREOCÚPATE POR TU PROPIO ÚTERO

En alguna parte hay una mujer de 30 años y sin hijos. La gente le pregunta: “¿Sigues sin tener hijos?” y su respuesta varía de un día a otro, pero suele incluir sonrisas forzadas y censura. “No, aún no”, contesta entre risas, intentando ahogar la frustración.

“Bueno, no esperes mucho más. El tiempo corre, ya lo sabes”, le aconseja la erudita de turno antes de marcharse, satisfecha consigo misma por haber compartido tal sabiduría. La erudita se va. La mujer aguanta la sonrisa. A solas, llora…

Llora porque se ha quedado embarazada cuatro veces y porque ha abortado las cuatro. Llora porque lleva intentando quedarse embarazada desde la noche de bodas, y eso fue hace cinco años. Llora porque su marido tiene una exmujer que sí le ha dado hijos.

Llora porque quiere probar la fecundación in vitro desesperadamente, pero no se lo puede permitir. Llora porque ya ha probado la fecundación in vitro (en varias ocasiones) y sigue sin tener hijos. Llora porque su mejor amiga no quiere ser su vientre de alquiler. Como ya le ha dicho, “sería muy raro”.

Llora porque la medicación que está tomando impide que se quede embarazada. Llora porque este tema es motivo de conflicto en su matrimonio.

Llora porque el médico le ha dicho que ella está bien, pero en el fondo sigue pensando que la culpa es suya.

Llora porque su marido se echa la culpa, y esa culpa hace que sea difícil vivir con él. Llora porque sus hermanas tienen hijos. Llora porque una de sus hermanas ni siquiera quería tener niños. Llora porque su mejor amiga está embarazada. Llora porque su madre le sigue preguntando que a qué está esperando. Llora porque sus suegros quieren ser abuelos.

Llora porque sus vecinos tienen gemelos y los tratan fatal. Llora porque hay chicas de 16 años que se quedan embarazadas sin querer. Llora porque es una tía genial. Llora porque ya había pensado nombres. Llora porque en su casa hay una habitación vacía. Llora porque dentro de su cuerpo hay un vacío. Llora porque tiene mucho que ofrecer. Llora porque su pareja sería un gran padre. Llora porque podría ser una gran madre, pero no lo es.

El algún lugar hay una mujer de 34 años con 5 hijos. La gente le dice: “¿Cinco? ¡Por Dios, espero que ya hayas acabado!” y se ríe… porque ese tipo de comentarios hacen gracia. La mujer también se ríe, pero no es una risa sincera. Ella cambia de tema, como hace siempre, y hace la vista gorda ante esa falta de respeto. Otro día igual. A solas, llora…

Llora porque está embarazada otra vez y siente que tiene que esconder la alegría.

Llora porque siempre quiso tener una familia numerosa y no entiende por qué a la gente parece molestarle.

Llora porque no tiene hermanos y se sintió muy sola cuando era niña.

Llora porque su abuela tuvo 12 hijos y le encantaría ser como ella.

Llora porque no puede imaginarse la vida sin sus hijos, pero la gente los concibe como un castigo.

Llora porque no quiere compasión.

Llora porque la gente asume que esto no es lo que quería.

Llora porque la gente asume que es una irresponsable.

Llora porque la gente piensa que no tiene ni voz ni voto.

Llora porque se siente incomprendida.

Llora porque está harta de tener que defender sus decisiones privadas.

Llora porque ella y su marido son perfectamente capaces de mantener a la familia, pero eso parece dar igual.

Llora porque está harta de los comentarios graciosos.

Llora porque no mete las narices en la vida de los demás.

Llora porque le gustaría que los demás no metieran las narices en su vida.

Llora porque a veces duda de sí misma y se pregunta si debería haber parado cuando tenía tres hijos.

Llora porque a la gente le falta tiempo para criticar, pero no para ofrecer ayuda.

Llora porque está harta de las miradas escudriñadoras.

Llora porque no es un mono de feria.

Llora porque la gente es maleducada.

Llora porque la gente se cree con derecho a opinar de su vida privada.

Llora porque lo único que quiere es vivir en paz.

En otro lugar hay una mujer de 40 años que tiene un hijo. Y la gente le dice: “¿Solo uno? ¿Nunca has querido tener más?” “Estoy contenta con mi hijo”, contesta, repitiendo la respuesta ensayada que ha tenido que dar tantas veces que ya ha perdido la cuenta. Suena bastante creíble. Nadie sospecharía que, a solas, llora…

Llora porque su único embarazo fue un milagro. Llora porque su hijo le pide un hermanito. Llora porque siempre quiso tener por lo menos tres. Llora porque su segundo embarazo tuvo que ser interrumpido para no arriesgar su propia vida. Llora porque el médico le advierte de que otro embarazo sería “de alto riesgo”. Llora porque ya le cuesta cuidar del único hijo que tiene.

Llora porque a veces uno pesa como dos. Llora porque a su marido ni se le ha pasado por la cabeza tener otro.

Llora porque su marido murió y no ha vuelto a encontrar el amor. Llora porque su familia piensa que con uno es suficiente. Llora porque está centrada en su carrera y no puede permitirse quedarse rezagada. Llora porque se siente egoísta. Llora porque aún no ha perdido el peso que ganó durante el primer embarazo. Llora porque la depresión posparto fue muy intensa.

Llora porque no quiere ni pensar en tener que volver a pasar por eso.

Llora porque tiene problemas físicos y el embarazo solo los acentúa. Llora porque aún lucha contra la bulimia. Llora porque tuvo que someterse a una histerectomía.

Llora porque quiere tener otro hijo, pero no puede.

Estas mujeres están por todas partes.

Son nuestras vecinas, nuestras amigas, nuestras hermanas, nuestras compañeras de trabajo, nuestras primas.

Nuestros consejos u opiniones no les sirven para nada. Sus úteros son solo suyos. Respetémoslos.

__________________

Texto de Nadirah Angail

¿Qué pasa cuando mamá enferma?

Muchas veces cuando pensamos en “la mamá”, suele venir a nuestra mente esa súper mujer que mantiene todo en orden y en su lugar, la que hace que la familia funcione y que se encarga (por que le gusta hacerlo) de muchas cosas en casa. Aunque hay muchos papás que se involucran al 100% en la crianza, en la mayoría de los hogares, la responsabilidad de todo lo que tiene que ver con los hijos todavía recae en las mujeres.

Y es que en realidad las madres podemos ser muchas cosas: maestra, enfermera, psicóloga, cocinera, cantante y todos los papeles que se requieran. Pero a veces se nos olvida una cosa: nosotras también nos enfermamos.

¿Qué pasa cuando mamá enferma?

Bueno, de pasar, realmente no pasa mucho. A veces solemos pensar que si nosotras nos enfermamos se para el mundo y se cae la casa. Pero no, el mundo seguirá girando y las cosas en casa seguirán funcionando.

Cuando nos convertimos en madres ocurre que, sin darnos cuenta, nos olvidamos un poquito de nosotras. Y es que ya no se trata solo de nuestro bienestar. Ahora además de todo lo que usualmente hacíamos, debemos cuidar a unos pequeñitos que nos necesitan y cuya vida literalmente depende de nosotros. Está de más decir que ser madre es agotador. Pero nuestra familia nos motiva a seguir haciendo las cosas. ¿Y cómo no hacerlo? Si nos gusta y disfrutamos hacer todo lo posible por verlos felices. Tanto es así que a veces no nos damos cuenta que podemos llegar al agotamiento extremo o que no notamos (o no le damos importancia) a esos pequeños malestares que aparecen de vez en cuando.

Sin querer, dejamos nuestra salud fuera de la lista de prioridades, pues tenemos tantas cosas que hacer que hasta minimizamos lo que sentimos. Tampoco quiero decir que nos hacemos las mártires en plan “siento que muero pero tranquilos, que no pasa nada y voy a estar bien”. Me refiero a que no le damos tanta importancia porque no pensamos que pueda ser algo grave. Y esto es lo que pienso la mayoría de las ocasiones.

No ignores los primeros síntomas

Debo aceptarlo, no me gusta ir al doctor. Es curioso porque si noto que a mi hija algo le pasa, es lo primero que pienso hacer y no me importa si cancelo mis planes o pierdo toda la tarde, la salud de mi hija es primero. Pero no pasa lo mismo cuando se trata de mí. Pensar en ir al doctor porque me siento mal me causa un poco de pereza. Siento como si estuviera siendo exagerada cuando “no es nada”. Pero muchas veces ese “no es nada” termina convirtiéndose en un “ya no lo soporto” o “tengo dos semanas con molestias”. (COMO ACTUALMENTE ME PASA).

Entre todas las preocupaciones del día a día me olvidé de mí. Y honestamente, me siento un poco egoísta y culpable por pedir ayuda y quedarme acostada. Aunque me pase la mañana en posición fetal tirada en cama, siento como si de alguna manera estuviera abusando o abandonando a mi familia.

Mamá, si me estás leyendo: no seas como muchas que caemos en ese “no es nada”. Escucha a tu cuerpo. Si te sientes mal, ve al doctor. Si necesitas descansar, descansa. Si para poder descansar necesitas ayuda con tus hijos, pide ayuda. Se vale pedirla y eso no te hará menos madre ni te hará una holgazana. Lo que no se vale es sentirse culpable. No se vale ignorar los síntomas hasta sentirnos mal. No se vale no descansar cuando sabemos que eso nos puede ayudar a sentirnos mejor. No se vale no pedir ayuda cuando la necesitamos.

Una buena madre también se preocupa por ella misma. En esta ocasión me fallé a mí misma por minimizar lo que sentía. Pero poco a poco voy aprendiendo que la salud, mi salud, es algo serio e importante. Recordemos siempre que para que nuestros hijos estén bien, mamá también debe estarlo.

—–

https://m.bebesymas.com/salud-de-la-madre/las-mamas-tambien-nos-enfermamos-y-merecemos-descanso/amp

DIABETES GESTACIONAL (DG)

Foto tomada de fmdiabetes.org

Sabes qué es?

Es un estado durante el embarazo donde hay un desorden en el manejo de la glucosa (hidrato de carbono por excelencia) el diagnóstico se realiza mediante un test llamado tolerancia oral a la glucosa, y en principio en una mujer sin antecedentes previos se realiza entre la semana 24 a 28 de gestación. La DG es muy común y según el país la estadística puede rondar entre un 10 a 26% de la población de Embarazadas.

Qué le puede provocar a mi bebé? y a mi?

En la madre, la DG es asintomática. En cambio en el bebé, si una mujer tiene DG y no realiza ningún seguimiento, pueden producirse en el feto distintas complicaciones que van desde Macrosomia (aumento del tamaño fetal para la edad gestacional) y sufrimiento fetal con importantes consecuencias.

De tener diagnóstico y tratamiento esto puede evitarse ¿Qué debo hacer mientras espero para que me vea una diabetóloga? (por ejemplo: se detectó que tengo diabetes gestacional, pero conseguí turno para dentro de 1 semana, en esa semana ¿qué hago para no desesperar?).

En principio, una mujer embarazada con diabetes debe saber que la atención medica si bien no es una emergencia, debe tratar de ser asistida con un profesional lo antes posible. Mientras tanto, cuidarse con las comidas respetando las porciones, las 4 comidas y dos breaks en alimentos que contengan poco hidratos de carbono y, sobre todo, evitando los azúcares simples, ejemplo: hasta ver al profesional, evitar dulces como helados, chocolates y comidas ricas en hidratos como pastas. Se pueden comer frutas, verduras y arroz en porciones adecuadas.

¿Qué tengo que hacer si me diagnostican DG?

¿Qué tan complejo es el tratamiento?

¿Chances de quedar con DG post parto?

Te invito a que leas la charla completa con la doctora @dra.silvinapozniak en el perfil de Acuname de Facebook.

https://m.facebook.com/acunameembarazoycrianza/

Tu bebé según su signo zodiacal

Bebé Aries   

marzo 20 · abril 19

El bebé Aries será muy energético, aventurero e independiente. Siempre dispuesto a ser el primero en todo. Tendrá un carácter fuerte y le encantará moverse de un lado a otro. Será muy ruidoso y social. Un bebé Aries nunca pasa por desapercibido. Y es probable que este bebé comience a hacer muchas cosas desde muy temprana edad.

Bebé Tauro 

abril 20 · mayo 20

A un bebé Tauro le encantará satisfacer sus  5 sentidos. Le encantan las caricias, las cobijas suaves y no tendrás problemas a la hora de comer. Este es un bebé tranquilo, sereno y feliz.  Generalmente se tomará su tiempo para hacer sus cosas. No lo presiones. Quizás se tardará un poco más en gatear pero cuando lo haga lo hará con mucha seguridad.

Bebé Virgo 

agosto 23 · septiembre 22

A este bebé le gusta mucho el orden y los horarios. Suele ser muy ordenado y limpio a la hora de jugar. Desde muy chico demuestra una gran inteligencia y su capacidad de percatarse de los detalles te dejará con el ojo cuadrado.

Bebé Libra 

septiembre 23 · octubre 22

Los bebés Libras son los más risueños y sociales de los signos. Tiene una gran sensibilidad al entorno que le rodea, así que ponle atención a la decoración de su cuarto. Suelen tener mucho amigos desde pequeños y tienen generalmente una sensibilidad por el arte. Tu bebé Libra no reacciona bien a los gritos y al ruido.

Bebé Escorpión

octubre 23 · noviembre 21

Este bebé es la intensidad hecha personita. Vino al mundo con una gran sabiduría y muchas veces es capaz de leer a las personas. Tiene un temperamento fuerte y desde pequeños son muy influyentes dentro de sus grupo de amigos. A este bebé a veces le costará compartir sus juguetes porque en ocasiones son posesivos. Trata de darle mucho cariño y de respetar su mundo interior.

Bebé Sagitario 

noviembre 22 · diciembre 21 

El pequeño sagitario es alegre y lleno de vida. Su sed de aventura es inimaginable por lo que a veces  pueden ser traviesos. Le encanta reír y divertirse y desde chico verás que es optimista y social. No te sorprendas si te hace preguntas de todo tipo, porque le encanta conocer todo.

Bebé Capricornio

diciembre 22 · enero 19 

Este pequeñito puede parecer serio, es práctico y prudente por lo que muchos te dirán que parece un “señor chiquito”. Le encantan los retos y alcanzar logros, por lo que muchas veces lo verás esforzarse hasta alcanzar la meta. Hablará poco, pero cuando lo haga sus palabras estarán llenas de sabiduría. Siempre emana un sentimiento de confianza en la gente de su alrededor

Bebé Acuario 

enero 20 · febrero 18

Este bebé tiene una enorme curiosidad por el mundo que lo rodea, es sumamente inteligente y tiene una mente clara y genial. Este el signo de los genios inventores. Le encanta que le platiques como funciona el mundo. Es social , amigable  y caritativo, así que siempre estará lleno de amigos de todos los tipos.

Bebé Piscis   

febrero 19 · marzo 19 

Este pequeñito es el más soñador e imaginativo de los signos. Es muy bondadoso y hace que todos lo que lo conozcan mueran de ternura al verlo. La mezcla de fragilidad y encanto que tienen hacen que todos se enamoren al verlos. Son muy sensibles, (demasiado) y son como pequeñas esponjitas que absorben todas las energías, por lo que trata de protegerlo de ambientes tensos. Necesita de mucho cariño. Una forma de calmar a tu bebé Piscis es con la música o con el ayuda del agua.

Bebé Geminis 

mayo 21 · junio 20

El bebé Geminis es muy inquieto y curioso. Todo llama su atención, desde pequeño abre sus ojos para no perderse de nada. Son alegres, risueños y ocurrentes, Generalmente hablan rápido y cuando lo hagan dirán cosas divertidísimas e ingeniosas.

Bebé Cáncer

junio 21 · julio 21

Este pequeño es tímido, cariñoso, sensible, dulce e imaginativo.  Le encanta sentirse amado las caricias y los abrazos. Le gusta la tranquilidad y dormir bien. A este pequeñito es muy sensible a los cambios bruscos y a las atmósferas tensas.

Bebé Leo 

julio 22 · agosto 22

Este pequeño nació para brillar y para llamar la atención. Tiene un gran sentido del humor, sabe cómo hacer que todos giren alrededor de él, es teatral. Este bebé es propenso a hacer grandes berrinches llenos de drama. Evita regañarlo en público porque no les gusta que se les exponga. Tiene un gran corazón.

BABY LED WEANING

El baby led weaning es un método para introducir la alimentación de forma complementaria que está ganando importancia en la sociedad y que se basa en sustituir los purés administrados con cuchara por los padres por alimentos enteros que el niño es capaz de coger y llevarse a la boca.

La clave de esta técnica es que el lactante comerá los mismos alimentos que el resto de la familia, adaptados a un tamaño y forma que pueda agarrar, como alternativa a los alimentos triturados; así desempeñará un papel relevante en su alimentación, ya que aunque los padres seleccionarán los alimentos, el niño decidirá qué alimentos y a qué ritmo los ingerirá.

Normalmente, las habilidades para comer de forma autónoma y en cantidades suficientes no se terminan de desarrollar hasta los ocho meses, por lo que los pediatras señalan que es fundamental que las necesidades se completen con la lactancia materna, la leche de fórmula o la lactancia mixta.

Aunque los especialistas señalan los seis meses como la edad recomendada para iniciar el baby led weaning, los pediatras de atención primaria indican que para incluir esta técnica:

  • El niño tiene que haber adquirido la sedestación.
  • El bebé debe ser capaz de coordinar las manos para explorar y coger objetos, así como tener interés por conocer las características y ser capaz de diferenciar los tamaños y las propiedades de los alimentos.
  • Por último, el lactante debe tener desarrolladas las capacidades motoras que le permitirán manipular los trozos de comida, realizar movimientos masticatorios y movilizar lateralmente la lengua para mover la comida por la boca y ser capaces de tragarla.

Ventajas

Los principales beneficios de esta técnica son:

  • Promoción de la lactancia materna durante los primeros seis meses.
  • Promoción de buenos hábitos saludables: Si el baby led weaning se realiza de forma correcta, es decir, los padres siguen una dieta saludable y cuidan su alimentación, el niño adquirirá desde pequeño unas pautas adecuadas que podrá seguir el resto de su vida.
  • Además, establecer unos hábitos de alimentación desde pequeños está vinculado con las señales de saciedad y hambre y uno de los objetivos de este tipo de alimentación es que ésta sea a demanda en función de las necesidades del niño, por lo que será fundamental que sepa mostrar hambre y saciedad con sus gestos.
  • Fomentación del desarrollo psicomotor: El niño cogerá, tocará y manejará los alimentos por lo que se promoverá el desarrollo de la coordinación óculo-manual, masticación, deglución, etc.
  • Prevención a la obesidad: La alimentación sustentada en purés, papillas y alimentos triturados dependerá del cuidador del lactante y esto puede provocar que, en ocasiones, haya un exceso de aporte calórico.
  • Con el baby led weaning el niño seleccionará los alimentos y potenciará el desarrollo de las sensaciones de saciedad, lo que permitirá prevenir la obesidad.

Recomendaciones

Para garantizar que el niño cubra todas las necesidades energéticas, no haya desequilibrio de nutrientes y el lactante no sufra un atragantamiento, es fundamental que esta técnica esté supervisada en todo momento por un adulto. Además, desde la Aepap recomiendan:

  • Ofrecer alimentos que aporten suficiente energía.
  • Continuar con la lactancia materna.
  • Introducir diariamente alimentos que aporten hierro.
  • Vigilar constantemente al bebé y adaptarlo a sus situaciones especiales.
  • Manejar con rapidez la situación si se produce un atragantamiento y aprender a diferenciarlo de una arcada.
  • Pedir al pediatra una lista con los alimentos que pueden tener riesgo de atragantamiento.

Imágenes tomadas de Google

https://cuidateplus.marca.com/familia/bebe/diccionario/baby-led-weaning.html

Los bebés no son lo que nos contaron…

NO! Los bebés no son como nos lo contaron. A los bebés no les gusta dormir en cuna. Rodeados de barrotes. Presos en una jaula. No. Los bebés quieren dormir junto al cuerpo de su mami, calentitos, seguros, amparados, amados, tocados.

NO! Los recién nacidos no quieren siquiera estar en posición horizontal. Quieren dormir en tu pecho, en vertical, meciéndose al arrullo de tu corazón. En horizontal su digestión se ralentiza, vomitan, buchean, cogen cólicos, se asustan, se sienten vulnerables.

NO! Los bebés no se acostumbran a los brazos: ya nacen acostumbrados. Desde el principio saben bien lo que es bueno. No. Los bebés no duermen toda la noche. Se despiertan a cada rato. Para comer y para no comer. Para comprobar que estás a su lado y que los estás cuidando. Para cerciorarse de tu presencia, que es su seguridad. Para tocarte y olerte.

NO! Los bebés no quieren estar solos. No quieren perderte de vista ni un minuto, quieren estar junto a ti, en el centro de la vida. No. Los bebés no quieren jugar solos en un corral. Quieren jugar contigo, sonreír, ser atendidos, treparte por encima, gatear por el salón. No. Los bebés no quieren tomar leche de otra especie. Quieren leche de la suya, de la que sabe a mamá. No. Los bebés no quieren chupar todo el día un trozo de plástico. Quieren chupar tus pechos, sus manitos, tus dedos… piel humana.

NO! los bebés no quieren que los vistas, ni que les pongas tejidos picones, pendientes en las orejas, ropas apretadas, cintas, encajes y otras cosas molestas. Quieren estar desnudos, correr sin zapatos, disfrutar del tacto de la naturaleza en su piel, del piel con piel contigo. No. Los bebés no quieren estar quietos. Quieren que te muevas, que los mezas, los arrulles, que andes y pasees, y los lleves contigo. En cuanto pueden, quieren gatear, correr, saltar, explorar, llegar a todas partes…

SÍ! Los bebés son curiosos por naturaleza. Quieren y deben tocarlo todo. Incluidas esas cosas que más tú tocas: los relojes, los teléfonos, los equipos informáticos…Su riqueza sensorial se desarrolla a partir de ahí. No. Los bebés aprenden lo que viven. Si siempre oyen “no”, pronto a todo te dirán no. Si a todo tienes miedo, pronto a todo tendrán miedo. No. Los bebés no son alto-demandantes. Somos nosotros los bajo-tolerantes, los bajo-pacientes, los bajo-disponibles, los bajo-respondedores.

NO! Los bebés no quieren que los dejes. Quieren ir contigo a todas partes, eres su ejemplo, su seguridad, su referente, su único universo.

Te guste o no te guste, así son los bebés humanos, primates, mamíferos. Si quieres comprobarlo, tan solo ten uno. Ninguna otra especie desconoce tanto a sus propias crías. Si queremos un mundo un poquito más humano, bien haríamos en comprenderlo.

————–

Fuente: Tenemos Tetas